Aprovechando el Doble Hoy No Circula

La contingencia ambiental no termina en la Ciudad de México y ahora fui víctima de la medida preventiva del doble hoy no circula. Esta semana tendré que dejar mi automóvil detenido en 2 días de la semana y francamente, me uno a la queja de millones de ciudadanos de esta ciudad que nos quejamos por lo que pareciera ser una medida arbitraria.

Como todo programa encaminado al bienestar de la sociedad, este programa se implementó en 1989 en el área metropolitana de la Ciudad de México y los municipios del Estado de México que los rodean. Al principio se implementó únicamente en la temporada invernal para evitar la inversión térmica, pero al año siguiente la medida se tornó permanente.

Tan solo 7 años después, los vehículos con convertidor catalítico, se “saltaban” la medida preventiva y muchas personas de la ciudad decidieron invertir en mejorar la planta vehicular con la finalidad de asegurarse traslados todos los días de la semana.

Debido a los altos niveles de contaminantes en el ambiente es necesario implementar la medida del doble hoy no circula, es decir regularmente se detenía al 20% de los vehículos y con el doble esta medida se duplica al 40%. Existen muchos debates al respecto si funciona o no, por lo pronto en el corto plazo, es decir de hoy a mañana, seguramente los niveles de contaminación disminuirán.

Hoy no circula

En el largo plazo, este tipo de programas eventualmente no funcionan ya que como lo comentaba al inicio, es cuestión de que la ciudadanía se acostumbre a comprar vehículos de mejor calidad y/o menos contaminantes. Aún estamos lejos de contar con precios en el mercado accesibles o con productos lo suficientemente grandes que provean el servicio adecuado para familias de 4 integrantes.

Aun así, y contra todo prejuicio anterior, estoy a punto de ir a conseguir una de esas bicicletas con motor eléctrico incluido para asegurar mis traslados de la casa a la oficina diariamente. Creo que es un momento que brinda oportunidades de networking y negocios para emprendedores, seguramente un cambio de esta magnitud deberá proveer posibilidades a cualquier persona con una visión integral de cómo compartir automóviles y/o traslados en distintas partes de la ciudad.

¿Tienes alguna sugerencia? Yo encantada de hacer negocios.

 

Anuncios

Networking con tu prójimo

En días pasados se declaró la Ciudad de México en Contingencia Ambiental, lo que significó realizar algunas actividades para evitar seguir enviando emisiones a la atmósfera y que se detuviera el alto nivel de contaminación.

La medida que me afectó en lo particular, fue la del hoy no circula. Existen algunas atenuantes para que tu automóvil pueda circular todos los días, pero en ese día, aplicaron toda la ley, y se pidió la cooperación de la ciudadanía para no circular esos días y apoyar el proceso de que se bajen los niveles de contaminación.

Supongo que este tipo de medidas en esta ciudad hacen que las actividades cotidianas cambien, en lo particular quisiera comentarles que consideran en esta ciudad como actividad cotidiana. Por ejemplo el transporte de aves de corral, en México mejor conocidas como pollo. En las calles de ciertas colonias puedes observar el siguiente tipo de camionetas:

pollos-camioneta

Esta forma de transportar alimentos, supone una gran falta de higiene, lo que puede provocar transmisión de enfermedades de casi cualquier tipo. Lo más extraño es que al parecer es una práctica común y que muchas personas están acostumbradas a observar esto sin hacer ningún tipo de señalamiento.

El día de la contingencia, al menos, no fueron vistas tantas camionetas transportando estos alimentos, pero en cuanto se levantó la alerta, nuevamente la gente continuó con tus prácticas tradicionales.

Creo que este tipo de procedimientos son comunes dado que una forma de venta de productos se realiza en los mercados. En lo particular, desconozco como trasladan las frutas, verduras, quesos y carnes a estos lugares. Solo me toca ver la forma en que son ofrecidos al público. Mis hijos y yo hemos visto con mucho recelo que ni el queso, ni la carne la ofrecen en refrigeración. Al parecer aquí estos alimentos pueden permanecer a la interperie sin tener ningún tipo de repercusión. Yo sigo algo extrañada de esta práctica, en la ciudad dónde nací, nada puede permanecer fuera de la refrigeración o te provocaría una intoxicación mayor.

Lo que también pude observar es que la transportación de cocos se puede dar de diferentes formas, aquí la más original que encontramos:

Cocos

No estoy segura de que esta práctica sea segura, los cocos pueden caer del automóvil, pueden golpear un transeunte, otro vehículo o quedar a mitad de calle. Considero que aunque sea necesaria la transportación de los mismos, haya algún procedimiento que permita moverlos, sin riesgo para las demás personas.

Les comparto la reflexión que realizo para evitar molestar a tu prójimo y generar un evento de networking positivo.

1.- En momentos de contingencia ambiental, evita circular con tu vehículo por las calles, da un ejemplo positivo a tu familia, y utiliza el transporte público: autobús, metro. Siempre será más fácil continuar con las prácticas tradicionales a adaptarte a una nueva forma de vida, pero recomiendo hacer el esfuerzo por el bien de la comunidad.

2.- Si vas transportar carne, pollo o cualquier artículo perecedero, utiliza los medios adecuados para hacerlo, camionetas cerradas, con sistemas de refrigeración o enfriamiento. Evita transportar este tipo de alimentos al aire libre. Evita la contaminación ambiental y la transmisión de enfermedades.

3.- Si vas a transportar cualquier otro tipo de alimento, utiliza las medidas de seguridad que eviten que causes accidentes a las demás personas que circulan por las calles. Piensa en lo desagradable que sería que te golpeara un coco en la cabeza.